0 elementos

Aprender a ajustar la mochila de montaña a nuestro cuerpo es tan importante como haber elegido la más adecuada a nuestro uso y actividad. De poco nos servirá la mejor mochila si no sabemos ajustarla a nuestros hombros, espalda y cadera.

Practicar actividad física de manera cómoda y agradable también tiene que ver con nuestro material técnico. De ahí la importancia de tener accesorios de calidad y que se ajusten a nuestro nivel y exigencia. Veamos primero las partes de una mochila de montaña que debemos tener en cuenta para un conseguir el mejor ajuste.

 

¿Cómo ajustaremos la mochila de montaña a nuestro cuerpo?

  1. Afloja todas las correas: carga la mochila con un peso realista para probarla. A continuación, levanta la mochila y colócatela en los hombros. Pasaremos ambos brazos por sendas hombreras y prestaremos atención a nuestras caderas.
  2. Ajuste del cinturón lumbar sobre las caderas. Colocaremos el cinturón lumbar a la altura de nuestras caderas y cerraremos la hebilla para poder tirar de las cintas de ajustes del cinturón, de esta manera fijaremos la mochila a nuestra cadera. Este ajuste es muy importante, pues ¾ partes del peso total de la mochila recaerán sobre las caderas y se transferirá a las piernas.
  3. Ajuste de las hombreras o tirantes. Tiraremos de las cintas de ajuste de las hombreras para acercar la mochila a nuestra espalda. Deberemos notar el contacto firme del respaldo de la mochila en nuestra espalda, pero evitar una presión excesiva sobre el trapecio y hombros, pues nos provocaría incomodidad, sobrecargas y lesiones musculares.
  4. Ajuste pectoral. Usaremos la cinta pectoral para unir las hombreras o tirantes, evitando así que estas se desplacen hacia los laterales. Una tirantez excesiva será, de nuevo, contraproducente. La sensación general ha de ser de bloque compacto entre nuestro tronco superior y la mochila.
  5. Acercar la carga a nuestra espalda. Usaremos las cintas de ajuste superiores de nuestras hombreras o tirantes para ajusta más, o menos, la carga a nuestro centro de gravedad. En bajadas y descensos, tiraremos de las cintas para acercar la carga, en ascensos, aflojaremos estas cintas para aligerar la fuerza que ejerce la carga sobre nosotros.

 

    mochila-senderismo

Atendiendo estos pasos nos aseguraremos un ajuste perfecto de la mochila y estaremos listos para empezar nuestra marcha. Desde Fernando Sendra queremos que disfrutes de tus actividades de turismo activo y, en este sentido, consideramos imprescindible conocer cómo se ajusta correctamente la mochila de montaña antes de comenzar una ruta.

Esperamos que este contenido te haya servido de utilidad y lo tengas en cuenta la próxima vez que te pongas una mochila para practicar senderismo.

0
0 item
mi carrito
Empty Cart
Abrir chat